Terapia Craneo Sacral

Es un suave y profundo trabajo corporal que restablece el equilibrio psicosomático, relaja el organismo, apoya los procesos curativos del cuerpo e incrementa los niveles de vitalidad y bienestar.

Se basa en la pulsación rítmica sutil que emerge en los tejidos y fluidos del núcleo del cuerpo denominada Movimiento Respiratorio Primario o Vital

Este impulso es un movimiento sutil que se percibe en todas las estructuras que componen el sistema craneosacral (encéfalo, médula espinal, liquido cefalorraquídeo, meninges, huesos craneales, pelvis y sacro) y se transmite a todos los órganos y tejidos corporales.

La potencia y calidad con que emerge y se transmite este impulso a todo el organismo determina su estado de salud y vitalidad y es fundamental para el equilibrio homeostático del cuerpo.

¿Cómo funciona?

El paciente se estira en la camilla y se conecta a su respiración y sensaciones corporales, intentando dejar de lado elaboraciones mentales y juicios acerca de lo que está sucediendo… dejándose llevar y confiando en la sabiduria propia de su cuerpo.

Durante la sesión, las manos del terapeuta perciben los movimientos sutiles del cuerpo, sus ritmos, pulsaciones y patrones de congestión y resistencia. Esta escucha atenta y plena del terapeuta, que utiliza técnicas específicas de palpación, proporciona información importante sobre el funcionamiento de la persona en su totalidad.

En respuesta a golpes físicos, tensiones, problemas emocionales… los tejidos del cuerpo se contraen. En ocasiones, esta contracción – sobre todo si el golpe ha sido fuerte o el trauma emocional intenso – queda contenida en el cuerpo, limitando su buen funcionamiento y creando restricciones que provocan problemas que pueden durar años.

El cuerpo las refleja como áreas donde se percibe congestión o restricción del movimiento craneosacral pudiendo crear tensión y dolor. El terapeuta, a través de la escucha atenta y plena, las percibe, identifica su origen y trabaja con ellas con el fin último de disolverlas y acercar al paciente a su estado natural: la salud.

Siguiendo este principio fundamental, el terapeuta nunca impone nada sobre el cuerpo de la persona, ni fuerza a su organismo a hacer algo para lo que todavía no está preparado. Es el mismo sistema el que lleva la directriz de su proceso de curación. El terapeuta craneosacral sintoniza con su sabiduría interna y su inteligencia corporal y sigue las pautas que le indican.

Cuando se liberan las tensiones, se libera también la energía que antes se utilizaba para mantener la contracción. Por lo tanto, uno de los beneficios de esta forma de terapia corporal es aumentar nuestro nivel de energía, pudiendo también producir una relajación más profunda (tan necesaria para la regeneración del organismo) y llevar a cabo con éxito la homeostasis.

Conviene realizar una serie de sesiones, de 60 minutos, con un ritmo regular para obtener todos los efectos beneficiosos que esta técnica puede ofrecer.

Si quieres tener la experiencia reserva cita enviando un correo electrónico o por teléfono llamando al 699 699 024.

¿A quien puede beneficiar?

La terapia craneosacral es tan suave, no invasiva y segura que resulta apropiada para personas de todas las edades, desde ancianos hasta niños y bebés, así como durante el embarazo y posparto, después de una operación, un accidente o en condiciones de fragilidad.

Es un trabajo integral y todo el cuerpo se beneficia, por lo que el tratamiento puede ayudar en numerosas situaciones y a personas de toda condición, incrementando su vitalidad y permitiendo utilizar sus propios recursos de autocuración.

Si no existe una patología concreta, ayuda a eliminar tensiones y bloqueos del cuerpo y la mente y a vivir la Vida más plenamente.

El énfasis del trabajo radica en acompañar a la persona a restablecer la expresión de su salud.

¿Qué condiciones responden al tratamiento?

Algunas de ellas son:

• Alergias

• Alteraciones de la ATM

• Ansiedad

• Artritis

• Artrosis

• Asma

• Bronquitis

• Ciática

• Depresión

• Diabetes

• Dificultad en el embarazo

• Dolor articular

• Dolor y tensión

• Escoliosis

• Estrés

• Hernias

• Hiper o hipotiroidismo

• Hiperactividad

• Insomnio

• Lesiones deportivas

• Lumbago

• Migrañas

• Neuralgias

• Parálisis facial

• Problemas digestivos

• Secuelas de accidentes

• Sinusitis

• Zumbido en los oídos

Si quieres tener la experiencia reserva cita enviando un correo electrónico o por teléfono llamando al 699 699 024.