Reflexoterapia

Es una técnica milenaria que aplica un masaje muy específico en ciertos puntos reflejos de los pies, las manos y el cráneo, mediante el cual estimulamos la depuración del organismo y su mecanismo autocurativo, favoreciendo el equilibrio y la sanación de la persona.

Ubicamos su origen en China, hace aproximadamente 5.000 años y fue también conocida y practicada por los egipcios.

Al modificarse nuestro entorno, hemos ido perdiendo la costumbre de caminar descalzos, lo cual estimula las zonas reflejas de los pies, favorece el equilibrio del sistema circulatorio y mantiene constante la descarga de la propia energía en el suelo conservando el contacto con la tierra.

En el uso de calzado hemos adoptado creencias poco saludables que hacen que el pie tenga que adaptarse al calzado, cuando es el calzado el que tiene que adaptarse al pie para que éste siga disfrutando de parte de su libertad y de un contacto lo más estrecho posible con el suelo que pisa.

Una bendición para nuestros pies puede ser simplemente la elección del calzado adecuado, así como caminar descalzos un rato cada día.

¿Cómo funciona?

En el pie se encuentran las terminaciones nerviosas de todos los órganos, tejidos y estructuras del cuerpo, es decir, todas las zonas de nuestro cuerpo tienen su correspondiente reflejo en los pies. A través de unas determinadas manipulaciones se estimulan o relajan para conducirlas al equilibrio y al buen funcionamiento.

Después de una breve conversación para conoecer el estado del paciente, éste se tumba en la camilla. El terapeuta lo recoloca, de pies a cabeza, para acercarlo a su eje y, desde ahí, permitir que reciba el resto del tratamiento de manera más eficaz. La sesión prosigue con un suave masaje en los pies que conduce a un estado de calma mental y física facilitando la integración de los cambios.

El terapeuta encontrará los puntos y zonas de tensión que responderán con molestia o dolor en el mismo pie (planta, empeine, laterales, tobillo…), sobre los cuales trabajará con diferentes técnicas,  hasta disolver el bloqueo que causó el desequilibrio o enfermedad.

Cuando se estimulan las zonas “alteradas”, la información se transmite a lo largo de las fibras nerviosas, lo que pone en marcha los mecanismos de regulación del cuerpo, estimulando la formación de endorfinas y el funcionamiento del sistema inmunológico. El paciente puede notar en algunos momentos un dolor leve y “liberador”, es decir, que produce un alivio de la dolencia primera, para sentir a continuación, relajación y bienestar .

Las sesiones duran aproximadamente 60 minutos y son eficaces realizadas con regularidad. Cuando no se padece ninguna dolencia en concreto es un excelente método preventivo de nuestra salud.

Si quieres tener la experiencia reserva cita enviando un correo electrónico o por teléfono llamando al 699 699 024.

¿A quién puede beneficiar?

La reflexologia es una técnica tan suave y segura que es apropiada para personas de todas las edades, desde ancianos  hasta bebés, a los que favorece el desarrollo de sus sistemas psicomotriz e inmunológico.

¿Qué condiciones responden al tratamiento?

La reflexologia refuerza el sistema inmunólogico, desintoxica el organismo y es un excelente método preventivo de nuestra salud.

Lo más inteligente es cuidarse antes de enfermar.

Entre otras, la reflexologia ayuda en las siguientes condiciones:

• Dolores de cabeza

• Cefaleas y migrañas

• Dolores de espalda

• Dolores articulares

• Lumbalgia, ciática…

• Problemas mesnstruales

• Alteraciones digestivas

• Gastritis y úlceras

• Hernia de hiato

• Estreñimiento

• Infecciones: cistitis, otitis, sinusitis…

• Insomnio, alteraciones del sueño

• Alteraciones hormonales

• Hipertiroidismo, hipotiroidismo

• Alergias

• Asma

• Hiperactividad

• Mejora la circulación sanguínea

• Mejora la circulación linfática

• Reducción de gases y cólicos

• Depresión, ansiedad y estrés

Si quieres tener la experiencia reserva cita enviando un correo electrónico o por teléfono llamando al 699 699 024.